La cocina como ejercicio de atención plena

La cocina como ejercicio de atención plena

En un mundo que cada vez va más deprisa y en el que estamos en permanente hiperconexión, es un auténtico regalo que nos ofrezcamos tiempo para lo real: aprender a través de la escucha y la pregunta; cocina sin prisas con alimentos de verdad; relacionarnos con personas cara a cara, sin una red social de por medio.

El arte de cocinar y nutrirnos con comida real es un camino, un aprendizaje de vida. No hay formulas mágicas. Se trata de valorar y agradecer aquello que nos ofrece la tierra, comprender que un plato hecho por nosotros con todo el mimo y cariño no solo nutrirá nuestro cuerpo, sino también nuestra mente y nuestro corazón, pues lo habremos hecho con consciencia y entrega.


TE ESPERAMOS EN TERRA VERITAS PARA APRENDER,
SIN PRISAS

La cocina como ejercicio de atención plena


La cocina como ejercicio de atención plena